Los SARMS, ¿pasaron de moda?

Los productos como la proteína en polvo y los suplementos de creatina son populares porque mejoran el desarrollo de los músculos y los ayudan a recuperarse más rápidamente después de un entrenamiento. Pero ¿eran una moda antes de ser popularizados?… claro que SÍ…

En los últimos años, los suplementos conocidos como Moduladores Selectivos de Receptores de Andrógenos, o SARM para abreviar, se han vuelto cada vez más populares entre las personas involucradas en diferentes tipos de entrenamiento y culturismo.

Pues bien, cuanto más populares son, se estandarizan tanto en su fabricación como se distribuyen en diferentes versiones y marcas, que pueden hacerse algo «normal» en ciertos círculos, por tanto no se los puede considerar que simplemente fueron una moda.

SARM versus Esteroides

En el pasado, los esteroides eran una de las pocas opciones disponibles para aquellos interesados ​​en aumentar el volumen de forma rápida y eficaz. No hay duda de que los esteroides son efectivos para este propósito, y es por eso que su uso es ilegal en deportes competitivos, sin mencionar los numerosos efectos secundarios negativos que tienen sobre el cuerpo humano.

El nombre completo de estos esteroides es esteroides anabólicos androgénicos.

  • Andrógeno se refiere a varias hormonas que contribuyen al desarrollo del sistema reproductivo masculino. La testosterona es un tipo de andrógeno, pero hay otras hormonas que también entran en esta categoría.
  • Los esteroides anabólicos son andrógenos, hormonas que están presentes en el sistema reproductivo masculino, como la testosterona. De hecho, los esteroides anabólico-androgénicos pueden describirse como testosterona artificial.

En contraste, existen varias alternativas a los esteroides, incluidos los SARM recientemente populares, pero tanto los esteroides anabólicos como los SARM tienen el efecto de mejorar la función de la testosterona.

Ahora bien, los esteroides anabólicos funcionan al aumentar los niveles reales de testosterona en el cuerpo, mientras que los SARM funcionan al facilitar que el cuerpo utilice la hormona. Y, aunque aún no están completamente investigados, parece ser que son selectivos de tejido, porque afectan específicamente solo a los músculos, no a todos los sistemas del cuerpo que utilizan testosterona.

Para ver este video, debes tener una suscripción de pago.