El precio de ser culturista, ¿lo tienes en cuenta?

Crear un físico que pueda ganar al más alto nivel del culturismo profesional requiere una autodisciplina sobrehumana, un entrenamiento intenso y buena genética… claro hay otros factores, pero son lo básico cuando hablo de profesionalismo…

Muchos hablan del culturismo y sus consecuencias, porque seamos francos, sin química no puedes lograr algunos resultados. No digo que tengas que usarla, porque cada uno es libre, pero la realidad puede compararse… desde un ibuprofeno hasta una pequeña dosis de testo… todo forma parte de la química.

Los gigantes ni siquiera se parecen a los campeones icónicos y de culturismo clásico del pasado, como Arnold Schwarzenegger, que ganó el Olympia, siete veces entre 1970 y 1980. Es que “Arnold” no ganaría hoy, según los entendidos… para otros ni siquiera obtendría una tarjeta PRO… gilipolleses que dice la gente.

Aunque los culturistas pasamos años levantando pesas y perfeccionando cada músculo, no necesitamos demostrar fuerza ante los jueces más allá de la capacidad de mantener poses en el escenario… “sólo necesitamos parecer fuertes”…

La realidad de hoy, ¿simboliza el culturismo?

Algunos competidores, y una creciente legión de principiantes, en su mayoría hombres, persiguen esa apariencia sumergiéndose en un imprudente juego farmacológico, que se ha vuelto más intenso y peligroso a medida que el tamaño ha superado el ideal del «Dios Griego» de generaciones anteriores.

Los que ni siquieran saben del historial del culturismo y no tienen tiempo para escuchar a los que sabemos, se joden con esteroides y medicamentos para desarrollar músculos, luego agregan compuestos destinados a quemar grasa, mitigar el apetito o drenar el agua debajo de la piel. Podrían contrarrestar los peores efectos secundarios con otro arsenal de medicamentos, vitaminas y suplementos.

El resultado puede ser físicos extravagantes que parecen indestructibles pero que a menudo son bastante frágiles.

El objetivo: “Una masa de músculo”

Los jueces dicen que, en general, el cuerpo ideal debe darse desde una espalda ancha hasta una cintura estrecha. En teoría, ninguna parte debería ser desproporcionadamente grande o pequeña. La piel debe verse casi envuelta sobre músculos tan bien definidos que parecen haber sido tallados por un escultor. La presencia escénica cuenta.

Ese tipo de cuerpos todavía son recompensados en espectáculos «naturales», en los que se realizan pruebas de drogas a los competidores, y en algunas divisiones de competencias típicas de culturismo, en algunas partes… no en todas…

Las mujeres en las categorías de bikini y figura y los hombres en las categorías de physique están muy en forma pero no son enormes, y los participantes en las categorías de physique clásico masculino y physique femenino son más grandes pero se parecen más al ideal de la vieja escuela.

Pero, desde la llegada de los enormes culturistas apodados “monstruos” en la década de 1990, el tamaño a menudo ha triunfado sobre la estética en las categorías open, que son las favoritas del público en las que compiten los hombres y mujeres más grandes.

«Cuando la gente va al zoológico, quiere ver leones y tigres», dijo, «no perros y gatos».

Algo que leí fue lo que dijo Jim Rockell, juez principal de Mr. Olympia durante casi 20 años hasta 2013. El relató en una entrevista que los cuerpos más grandes ahora tienden a ganar el open sin importar cuán grotescos parezcan. «Se están exagerando con los esteroides, con las hormonas de crecimiento, los aceites y cualquier otra cosa», dijo. «Es bastante desagradable».

«Aceites» se refiere a una mezcla a base de aceite que se puede inyectar en los músculos (a menudo pantorrillas, bíceps y hombros) para que parezcan más grandes temporalmente. «Sus cuerpos no tienen una apariencia estética real», culminó diciendo Rockell. «Son sólo una masa de músculo».

Algunos culturistas no ocultan el uso de química. Gracias al nivel de donde llegamos, hoy podemos hablar abiertamente de ello en podcasts, entrevistas y en las redes sociales. Algunos predican cautela y moderación; otros abogan por intentar casi cualquier cosa para crecer.

Los preparadores lamentamos que los jóvenes en los gimnasios, ya sea que planeen competir o no, a menudo pregunten qué deben tomar antes de aprender qué pueden hacer sus cuerpos en un entreno o un plan de dieta.

Las cantidades, las dosis y los regímenes que están aplicando son una locura en comparación con lo que la gente podía conseguir hace 10, 20, 30, y mucho menos hace 40 años. Sin embargo, ni todos los esteroides del mundo podrían dotar a la mayoría de las personas del músculo ganador del Mr. Olympia, ni siquiera de un Campeón Regional  de tu provincia o país.

Los pocos culturistas que lo logran comienzan con un don genético para ganar músculo que generalmente descubren poco después de comenzar a entrenar con pesas necesitan de lo que hablé al inicio… la experiencia y quizás el buen trabajo hecho por un preparador con experiencia los hace ser triunfadores y, no hablo solo de títulos, sino de tener una reputación que va creciendo… y no hablo de los influencers…