Culturismo y el sistema endocrino

Pero un aspecto de la salud que no suele mencionarse cuando se discuten los beneficios del culturismo es el sistema endocrino u hormonal.

El sistema endocrino (de los términos griegos «endo» que significa dentro y «krine» que significa separar o secretar) está compuesto por sustancias químicas llamadas hormonas que sirven como mensajeros, pasando información de la glándula endocrina al órgano, para controlar una gran cantidad de funciones fisiológicas.

Para garantizar que estas funciones se gobiernan de manera eficiente, el control hormonal efectivo es de suma importancia.

Muchos beneficios para la salud se obtienen a través del culturismo, de hecho, los programas de entrenamiento y las prácticas dietéticas pueden mejorar la salud cardiovascular, mental e inmunológica y mejorar la pérdida de peso.

¿Dónde entra en juego el ejercicio?

El ejercicio es una de las mejores maneras de coadyuvar en la liberación y recepción de hormonas, pues según la literatura y la experiencia puede aumentar la cantidad de hormonas circulantes, además de fortalecer los sitios receptores en las células de los órganos diana.

En este artículo hablaré cómo funciona el sistema endocrino, cómo el ejercicio puede afectar positivamente su equilibrio y funcionamiento, además de las hormonas clave y las glándulas endocrinas respectivas, que son responsables del éxito en el culturismo.

¿Cómo funciona el sistema endocrino?

Las glándulas del sistema endocrino fabrican y secretan hormonas, que se comunican con órganos específicos y, en conjunto con los sistemas nervioso e inmunológico, permiten que ocurran funciones vitales dentro de tu organismo.

Las glándulas endocrinas no tienen conductos, lo que significa que secretan las hormonas que fabrican directamente en el torrente sanguíneo, para ser llevadas al órgano objetivo sobre el cual actúan.

  • Células específicas en el órgano diana que actúan como sitios de unión (receptores de hormonas), reconocen la forma de cada hormona y le permiten entrar (un mecanismo de cerradura y llave).
  • Las hormonas ejercen sus efectos característicos sobre las células diana modificando la actividad celular y, dado que son sustancias muy potentes deben estar estrechamente reguladas para mantener la homeostasis.

Muchas se controlan a través de lo que se denomina un mecanismo de retroalimentación negativa, que provoca una reversión de los aumentos o disminuciones en la concentración en particular, para mantener la homeostasis.

Este mecanismo de retroalimentación negativa, ilustra cuán sensible es un órgano objetivo a la hormona que recibe.

Las principales glándulas endocrinas son:

  • Tiroides.
  • Paratiroides.
  • Suprarrenales.
  • Pituitaria.
  • Glándula pineal.
  • Páncreas.
  • Testículos.

Los órganos que son hormonalmente activos como parte de su función, pero que no son glándulas endocrinas per sé, son:

  • Timo
  • Estómago.
  • Corazón.
  • Intestino delgado.
  • Placenta

Aunque las glándulas endocrinas están dispersas por todo el cuerpo y cumplen funciones diferentes, se las considera un sistema porque tienen mecanismos de influencia y funciones similares, además de muchas relaciones importantes.

¿Cuáles son las clases de hormonas?

Las tres clases generales de hormonas clasificadas por su estructura química proteica o esteroide son:

  • Derivados de aminoácidos: como su nombre indica, se derivan de los aminoácidos: tirosina en particular. La epinefrina, por ejemplo, es una hormona derivada de aminoácidos.
  • Hormonas esteroides: estas incluyen prostaglandinas y todas son lípidos, hechos de colesterol.
  • Hormonas peptídicas: el grupo más grande de hormonas, los péptidos son cadenas cortas de aminoácidos. La insulina, por ejemplo, es una hormona peptídica.

De hecho, todas las hormonas de tu cuerpo son derivadas de las proteínas, excepto las de la corteza suprarrenal y las sexuales, que son esteroides.

Las hormonas esteroides normalmente reaccionan con los sitios receptores dentro de una célula porque el proceso es más lento ya que se requiere la síntesis de proteínas, mientras que las hormonas proteicas reaccionan con los receptores en la superficie de una célula de una manera más rápida.

Las hormonas clave afectadas positivamente por el ejercicio son: la testosterona, hormona de crecimiento, estrógeno, tiroxina, epinefrina, insulina, endorfina y glucagón.

Pero antes de leer los siguientes apartados, me gustaría que eches un vistazo a estos artículos

Introducción

Apartado 1: Testosterona

Apartado 2: Hormona de Crecimiento

Apartado 3, Insulina

Comceptos, Otras Hormonas

Apartado Final

Como se demuestra en este artículo, las hormonas y sus múltiples interacciones complejas sustentan muchas de nuestras funciones biológicas más importantes.

Estas moléculas realizan su trabajo en relativa oscuridad, mientras que nosotros llevamos a cabo nuestros asuntos diarios, dependiendo completamente de sus respectivos roles. De hecho, el funcionamiento eficiente de nuestro sistema endocrino es muy importante, y ejercitándolo diligentemente podemos desempeñar un papel en su mantenimiento.

Por último, me gustaría que echéis un vistazo a uno de los seminarios que hice sobre hormonas hace un tiempo.

[wphtmlblock id=»598″]