Ayuno Intermitente: conceptos y debates, cuándo se rompe, una dieta de ejemplo

El ayuno intermitente, también conocido como IF (Intermittent Fasting, por sus siglas en inglés), ha suscitado un notable interés en los últimos años tanto en la comunidad científica como en el público en general, pese a que su práctica se encuentra profundamente arraigada en la historia de la humanidad.

En este apartado hablo sobre el ayuno intermitente considerando estos temas:

  • Historia y Orígenes
  • Métodos Populares de Ayuno Intermitente
  • Consideraciones y Debates Actuales
  • Cómo se rompe el ayuno
  • Ejemplo de una dieta de ayuno intermitente

Su esencia radica en la alternancia entre períodos de ingesta de alimentos y etapas de ayuno, organizadas bajo diferentes protocolos y horarios, con la intención de esta forma de optimizar los procesos metabólicos, hacer al cuerpo más eficiente, y mejorar la salud mediante el proceso de autofagia (lo veremos más adelante).

Esta dieta también se utiliza como método de desarrollo personal, es por esto, quizás, que se ha popularizado tanto, porque más que sus efectos positivos para la salud, destaca el desarrollo de cualidades emocionales y personales con su práctica, como elevación superior del yo, autodisciplina, autocontrol, fuerza de voluntad y, quizás, conectar con la esencia de la alimentación como un acto de necesidad para sobrevivir y no tanto como un placer material como consideramos prácticamente en los países desarrollados.

Historia y Orígenes

La práctica del ayuno, de la que el ayuno intermitente es una modalidad, no es un fenómeno reciente. Históricamente, el ayuno ha sido una constante en la experiencia humana, entrelazada con prácticas religiosas, rituales y, a menudo, impuesta por la escasez de alimentos. Desde el Ramadán en el Islam, hasta el Yom Kipur en el judaísmo, pasando por la Cuaresma cristiana, y ciertas prácticas en el budismo y el hinduismo, el ayuno ha sido, y es, una herramienta espiritual y física.

En lo que respecta a la salud y la nutrición, el ayuno intermitente ha sido objeto de un creciente cuerpo de investigaciones científicas desde el siglo XX y especialmente en las últimas décadas. Estudios en animales y humanos han explorado sus posibles beneficios para la salud, tales como la mejora de la sensibilidad a la insulina, la pérdida de peso, y potencialmente, la longevidad.