Increlex & IGF-1, ¿por qué hablo de este compuesto?

Increlex es la marca de un medicamento llamado mecassomin, que se usa para tratar a niños con retraso severo del crecimiento debido a la falta de producción de la hormona del crecimiento.

La mecassomina es una forma sintética de IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina tipo 1); ayuda a estimular el crecimiento óseo y la mejora de la altura en niños con afecciones como el síndrome de Laron.

Se administra mediante inyecciones subcutáneas diarias y suele ser recetado por un endocrinólogo pediatra. Y, como cualquier medicamento, puede tener efectos secundarios, por lo que es importante conocer qué hace y cómo actúa en el cuerpo en el caso de ser usado con fines esttéticos o de crecimiento.

El Increlex viene en una solución estéril, acuosa, transparente e incolora destinada a inyección subcutánea (debajo de la piel). Cada vial multidosis de Increlex de 40 mg/4 ml contiene 10 mg/ml de mecasermina, 9 mg/ml de alcohol bencílico, 5,84 mg/ml de cloruro sódico, 2 mg/ml de polisorbato 20 y acetato 0,05 M a pH de aproximadamente 5,4, para ser administrada dos veces al día.

¿Cómo funciona Increlex?

El ingrediente activo de Increlex, mecasermina, es una copia del IGF-1. El IGF-1 es una hormona, de hecho, estimula la división y el crecimiento de células y la absorción de nutrientes, favoreciendo el crecimiento de los tejidos corporales.

Increlex actúa de la misma forma que el IGF-1 natural, reemplazando la hormona faltante y contribuyendo al crecimiento en altura del niño.  La mecasermina se produce mediante «tecnología del ADN recombinante»: es decir, se obtiene a partir de bacterias a las que se les ha insertado un gen que les permite producir IGF-1. Pero ¿por qué lo usan los atletas?.

En el siguiente vídeo explico un poco las cosas como se da esto de los factores de crecimiento, sin aconsejar su uso, no porque sea caro o sea difícil de acceder, sino porque no hace magia.

Para ver este video, debes tener una suscripción de pago.