El proceso de reclutamiento celular y los mionúcleos

Las células musculares son únicas porque pueden contener múltiples núcleos, conocidos como mionúcleos, que transportan el ADN que organiza la construcción de nuevas proteínas musculares.

El núcleo de una célula es responsable de aumentar o disminuir la producción de diversas sustancias químicas y actividades celulares, regular la replicación y reparación celular e iniciar y detener otras funciones vitales.

Este pequeño “cerebro” de la célula, solo puede manejar cierta cantidad de información, y su capacidad informática restringida limita la capacidad de la célula para crecer (y así participar en más actividades).

Como las células musculares tienen múltiples «cerebros», pueden crecer significativamente más que la mayoría de las otras células del cuerpo, pero para seguir creciendo,  deben agregar más mionúcleos.

El problema es que las células musculares no pueden producir mionúcleos, pues deben tomarlos de otro tipo de células llamadas células satélite, que permanecen inactivas cerca de las células musculares.

  • Estas células se reclutan según sea necesario para ayudar a curar y reparar las fibras musculares dañadas.
  • Una vez convocadas, las células satélite se adhieren a las células musculares dañadas y donan sus núcleos, lo que no solo ayuda en la reparación, sino que también aumenta el potencial de las células para obtener más tamaño y fuerza.

Esta adaptación fundamental del cuerpo al entrenamiento de fuerza resulta en músculos más grandes, más fuertes y también ayuda a explicar por qué tienes que sobrecargar progresivamente tus músculos para ponerte en forma.

Cuanto más entrenes, más mionúcleos acumulan tus células musculares, y esto las hace más resistentes al daño muscular, lo que significa que tienes que trabajar más y más para estimular un mayor reclutamiento de células satélite.

Escribir
¡Hola! ¿Tienes alguna duda?
Hola, Soy Rober ¿Cómo estás?

Este es mi WhatsApp personal, si quieres apuntarte a cualquiera de los servicios o cursos no dudes en escribirme.