El polémico uso de esteroides

A pesar del cliché dice que la mayoría de los hombres que usan esteroides lo hacen para trata una crisis en el ego masculino, la realidad muestra que se usan por varias razones y aunque conllevan riesgos, no todos los usuarios desarrollarán problemas de salud o causarán daños a otros.

Como siempre hablo, son variaciones sintéticas de la testo masculina, que tienen la capacidad para aumentar la síntesis de proteínas, lo que da como resultado un aumento del tejido muscular. Nunca suelo habla de definiciones, puesto que está en los libros pero “androgénico” se refiere a sus propiedades para promover el desarrollo de las características sexuales masculinas como la voz profunda y vello corporal.

Los esteroides están disponibles con receta  para tratar la deficiencia de testosterona, por ejemplo, pero muchos por curiosidad o ambición, lo usan  por razones no médicas.

Usos más allá de  lo estético

Una descripción simplista de los usuarios de esteroides no médicos, los describiría como adictos al culturismo y/o narcisistas que sufren problemas de imagen corporal. Pero nada más lejos de la realidad, pues existe un gran espectro de personas que los usan con diversos fines.

Ciertamente, muchas personas usan esteroides con fines estéticos/de imagen corporal y para desarrollar el rendimiento atlético. Pero otra gran cantidad de personas toman esteroides para apoyar el desempeño laboral, por ejemplo, los agentes de policía, el personal de seguridad y los guardias de prisiones que lo usan para incrementar el rendimiento físico en el trabajo.

La investigación también ha encontrado que algunas personas usan esteroides para lograr una apariencia juvenil, para aumentar el deseo sexual y los niveles de energía, o para ayudar en la recuperación de una enfermedad o lesión.

Esteroides y daños a la salud: ¿qué sabemos?

Los efectos secundarios más comúnmente identificados son de naturaleza cosmética (por ejemplo, acné) que a menudo son reversibles una vez que se detiene su uso.

Pero también se han relacionado varios daños graves para la salud a largo plazo, como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y deficiencias cognitivas, sobre todo por abuso sin conocimiento previo de cómo se aplican.

La mayor parte del conocimiento sobre los efectos nocivos de los esteroides se basa en la poca evidencia, como la opinión de expertos, informes de casos o estudios observacionales pequeños. No existen ensayos clínicos prospectivos que examinen la eficacia y los efectos a largo plazo del uso recreativo de esteroides.

Además, en una serie de estudios que comparan los daños de una variedad de drogas,  los esteroides aparecen constantemente en la parte inferior de la lista de daños a la salud en general, así como a los daños físicos, psicológicos y sociales tanto para los usuarios como para la sociedad.

Las circunstancias en que se usan esteroides también  contribuyen al  riesgo de daño a la salud, por ejemplo, mezclarlos con múltiples sustancias simultáneamente, o usar productos no verificados de origen ilegal. Esto indica que, dependiendo de los patrones de uso, algunas personas correrán mayores riesgos para la salud que otras.

El poder del  placer

No se reconoce a los esteroides  como inductores del placer. Así como los culturistas obtienen placer estético de sus prácticas de transformación corporal, los usuarios de esteroides también experimentan sentimientos positivos y placenteros, como aumento de la libido, mayor confianza y mayor bienestar y fuerza.

Esto hace más atractivo el uso de esteroides por un grupo mayor de usuarios. El problema radica en que los utilizan sin asesoramiento profesional, siempre puede causar problemas de salud.

Desde cualquier punto de vista, los atletas y no atletas ni siquiera se basan en los enfoques basados ​​​​en la evidencia científica, la  provisión de asesoramiento personalizado y seguimiento profesional… con excepciones…