Decídete y enfócate en tus objetivos

Creo que todo el mundo tiene el impulso de ser flojo de vez en cuando… bueno, he hablado del destino que tienes que forjar mediante tus decisiones … ¿pero cómo hacerlo?.

Si bien puedes tener la motivación adecuada, el mejor preparador del mundo o un gimnasio acorde a tus sueños, pero deberías primero descubrir como concentrarte mentalmente para llegar a tus objetivos.

¿Qué pasa contigo por lo general?

¿A veces te encuentras sentado cómodamente en el sofá, pensando: «¿Y si me saltara el gimnasio hoy?»… bueno, esto a menudo es seguido por la conjuración de una excusa poco convincente como, «¿no sentí mi garganta un poco irritada esta mañana?» o «me duele todo y tal vez sea mejor que le dé un día más de descanso, para asegurarme de no lastimarme a mis músculos».

Creo que todo el mundo tiene el impulso de estar flipado con el sofá y el móvil de vez en cuando, sin embargo, también es una forma perdedora de pensar que, si no se controla, puede socavar rápidamente todos sus objetivos.

Ahora, no me malinterpreten, hay veces que es aconsejable retroceder.

  • Si tienes fiebre,
  • Si sientes una lesión,
  • Si no te dejan salir en desescalada,

Bueno, ¡por supuesto, quédate en casa! … sin embargo, no siempre deberías tener excusas si te gusta esto del gimnasio, del entrenamiento, de los objetivos, del culturismo aficionado y menos si quieres competir, ¿no? …

REGLA 1: SOLO HAZLO, pero ya

Independientemente de lo que pienses en ese momento, solo empaca la bolsa y ve al gimnasio y solo llega allí. Incluso si estás seguro de que simplemente te sentarás allí en un banco, enojado por perderte de una cita con la televisión o con una chica, hazlo de todos modos. En 99 de cada 100 casos, algo extraño sucede cuando cambias y sales al gimnasio: ¡estás motivado!.

Supongo que todos tenemos diferentes factores desencadenantes, ya sea ver tu propia barriga cervecera en el espejo, pensar en la playa o simplemente en un buen masoquismo combinado con el olor a hierro, realmente no importa.

Incluso con la intención inicial de desarrollar un entrenamiento mínimo, casi siempre terminas haciendo un buen trabajo agotándote de todos modos. ¡Y oye, te sentirás mucho mejor después!

REGLA 2: SOLO COME, pero bien

Hay una excepción a la primera regla, y eso es si te derrumbas después de 15 minutos gracias a una caída repentina en los niveles de energía y esto es desmotivador. Esto se da porque arruinaste la planificación de las comidas antes de entrenar o simplemente no estás siguiendo una dieta o hidratación acorde a lo que necesitas.

Si alguna vez ha intentado hacer ejercicio con el estómago vacío por la mañana, sabes que no es el momento de establecer nuevos registros personales. Probablemente también hayas notado que los pesos de alguna manera se volvieron más pesados desde la última vez y no tiene que ver con la humedad, ni el polvo, ni el ambiente.

La debilidad que experimentas en ese momento es simplemente porque tus reservas de energía son bajas.

Las comidas del día antes del entrenamiento de la tarde funcionan de la misma manera; si no has comido nada desde el almuerzo, no cuentes con tener demasiado éxito en el gimnasio a las 18 hs, especialmente si el almuerzo fue una ensalada y un sándwich.

Ahora bien, si estás compitiendo o te estás preparando unas semanas antes, las cosas no son tan fáciles. En este período ten en cuenta lo que te diga tu preparador y entra a una fase de descarga/carga/descarga/carga hasta el día de la competición.

REGLA 3: DESAFÍATE

Uno de los elementos clave del éxito es establecer objetivos medibles y seguir elevando el listón para que te desafíes constantemente; este principio se presta muy bien al culturismo.

Mídete a ti mismo y establece una meta para aumentar la medición por algunos cms en un mes a partir de hoy o mide tu cintura e intenta disminuirla en algún que otro cm por semana. O desafíate a ti mismo a hacer 10 repeticiones con 10 kg en la barra cuando hagas sentadillas la próxima vez … tu imaginación es tu límite …

Si tienes un compañero de entrenamiento, haz una apuesta, pero ten en cuenta que probablemente no son perfectamente igual en cuanto a fuerza y ​​resistencia, así que llega a un acuerdo sobre lo que es razonable para ambas partes.

Ahora bien, si eres precavido debes concentrarte en el desafío en cuestión, pero no te vuelvas loco al sacrificar tu salud o comprometer tu forma solo para alcanzar el objetivo.

¿Cuál es el punto de alcanzar la meta a corto plazo si significa que te podrás lesionar una articulación que te hará retroceder los pasos que diste?

REGLA 4: VISUALIZA

Desde los años 70, los mejores culturistas profesionales han estado hablando sobre la importancia de dejar que su mente entre en acción.

Arnold Schwarzenegger solía visualizar cómo crecían sus bíceps mientras los entrenaba, enfocándose en las imágenes de enormes montañas de pico. Otros profesionales de la actualidad usan el mismo tipo de visualización para ponerse en forma para subir al escenario. ¿Y por qué no?.

¡La fuerza de voluntad puede mover montañas!

Piénsalo; cuando vayas al gimnasio sin ningún entusiasmo real, tal vez con problemas en el trabajo y tu novia de mal humor, ¿puedes decirme honestamente que sientes la misma sensación en tus músculos que cuando todo ha estado «bien» el día antes?.

No lo creo, por razones obvias: para obtener el 100% de tu entrenamiento, DEBES mantenerte enfocado y esforzarte más allá de los límites todo el tiempo, pues tener tu mente en otro lugar simplemente no servirá.

Y si los monjes Shaolin pueden usar el poder de sus mentes para aplastar losas de concreto con sus frentes, ¿sería un milagro si pudieras agregar unos cms a tus brazos aprovechando un poco de ese poder?

¡ Trabaja tu mente para trabajar tu cuerpo !