Cosas aprendidas de la gente

De esto del culturismo, de tratar con la gente desde mis inicios hasta ahora, donde voy entrenando he aprendido algunas cosas, esas cosas que se ganan con la experiencia. Es que en general o particular la gente se va avergonzando de cosas durante las preparaciones y demás.

Digo esto porque hay gente muy rara que no entiende de las cosas y no siempre nos ponemos en el lugar del otro. Es que nos miramos a nosotros mismos por nuestras vivencias y no entendemos ciertas cosas.

Hay gente por ejemplo que paga por un bimestre y luego no voy sabiendo nada de ellos; un ejemplo hipotético es alguna persona que se le ha muerto un familiar y está de la hostia pero no te lo dice, ni que va a seguir ni nada. Luego te escribe pasando unos meses diciéndote si te acuerdas de él queriendo retomar, pero si no me pasaron los reportes y no sabía más nada ¿cómo le podría ayudar?.

Lo que pasa que el 50% de las veces las cosas no son lo que parecen y como siempre digo, los seres humanos necesitamos rendir cuentas a alguien para sacar resultados en algo incluyendo en el culturismo.

El punto es que lo peor que puede hacer una persona es decepcionarse a sí mismo. Como pasa esto y al buscar opciones, se pone a elegir preparadores, a elegir cosas, etc, etc, y todo para achacara las «culpas de» en vez de acacharse a sí mismo.

En cambio hay gente que se achaca sus culpas a sí mismo y es probablemente los que dan importancia a lo que hacen, para aprender de sus errores y mantener el camino al éxito.

Bueno incluso pasa con los «amigos», que no sabes con que te saldrán en determinadas situaciones y por eso digo que tratar con el ser humano es muy complejo y para aquellos entrenadorcillos  de culturismo que salen por las redes sociales y que te venden la moto, ¿qué pasa con sus circunstancias?, ¿no las cuentan?…

Lo mismo con los que no quieren pagar por X o Y servicios; un ejemplo lo tuve con un atleta que queria hacerlo bien pero me extendía y sacaba excusas. El punto es que le entablé una denuncia y luego de un tiempo ni leyó nada de lo que le pasaba… cuatro meses después me envía un pantallazo con el pago pidiéndome perdón, que lo sentía pero que se quedó sin trabajo y tal…

Bueno siempre hay motivos ocultos que avergüenzan y que no permiten sacar a la luz las cosas y esto pasa también en este tiempo político donde todos son juzgados por decir esto o aquello.

Todos hablamos y criticamos pero no nos damos cuenta de algunas cosas que tenemos que ver en nuestro entorno, en nuestro interior y lo dejamos ahí, entrenando o no dentro de este deporte llamado culturismo.

Pero, siempre, siempre, siempre hay un motivo por el que hacemos las cosas y en mi caso he aprendido a no criticar tanto.