Conceptualizando a las hormonas anabólicas y la catabólicas

El cortisol se denomina hormona catabólica (que descompone el tejido muscular) ya que tiene el efecto opuesto a las hormonas anabólicas testosterona, la insulina y la hormona del crecimiento.

Para aumentar el tamaño muscular y, en consecuencia, reducir la grasa corporal, uno necesita asegurarse de que todos los aspectos del estilo de vida del culturismo se respeten; esencialmente, un estilo de vida correcto para el culturismo podría describirse mejor como un acto de equilibrio complejo, y para complicar más las cosas, lo que funciona para una persona puede no necesariamente funcionar para otra. La dieta y el entrenamiento son las dos variables más discutidas con respecto a la construcción de músculos y la pérdida de grasa; aunque la dieta y el entrenamiento son variables fundamentalmente importantes para cualquier programa de culturismo, hay muchos otros factores en juego.

¿Qué pasa con las hormonas anabólicas?

La liberación de hormonas es un factor que subyace a muchas de las reacciones fisiológicas que causan los cambios en la densidad muscular que desea un culturista;

  • La testosterona, probablemente la hormona más conocida desde la perspectiva del culturismo, se libera después de una serie de procesos hormonales que comienzan en la glándula pituitaria (situada debajo del lóbulo frontal del cerebro).
  • La hormona del crecimiento se produce en el hipotálamo, que se encuentra por encima de la glándula pituitaria, y es responsable de mantener el cuerpo en un estado joven al revitalizar el sistema inmunológico, mejorar la función sexual y, lo más importante, para los culturistas, estimular la reparación del tejido muscular.
  • La insulina ayuda al transporte de aminoácidos y glucosa a las células musculares.

Las tres hormonas mencionadas brevemente se denominan hormonas anabólicas debido a sus propiedades de construcción de tejidos y, en consecuencia, son de suma importancia para el culturismo.

ESTAS HORMONAS ACTÚAN DE TRES DIFERENTES FORMAS:

  • Manipulan la actividad enzimática (potencian los cambios químicos en la célula muscular).
  • Cambian la velocidad de transporte de nutrientes a través de la pared celular.
  • Mejoran la síntesis de proteínas.

¿Qué hay con la hormona catabólica por excelencia?

Hay otra hormona estrechamente asociada con el culturismo; el cortisol es una hormona esteroide, y es probablemente la más subestimada de las cuatro hormonas de musculación que se resumen en este artículo. El cortisol se denomina hormona catabólica ya que tiene el efecto opuesto a la testosterona, la insulina y la hormona del crecimiento, puesto que descompone el tejido muscular.

De hecho, el cortisol, que es liberado por las glándulas suprarrenales en condiciones de alto estrés mental y físico, así como en alta temperatura, es la principal hormona catabólica del cuerpo.

FUNCIONES PRINCIPALES DEL CORTISOL:

  • La facilitación de la proteína a la glucosa.
  • La detención del crecimiento del tejido.
  • La reducción de la síntesis de proteínas.

Se ha demostrado que hacer ejercicio con el estómago vacío a primera hora de la mañana intensifica los efectos del cortisol, por lo tanto, es esencial que la liberación de cortisol se controle si se quiere facilitar el crecimiento muscular. Además de ser liberado en condiciones de estrés y alta temperatura, el cortisol también se libera a primera hora de la mañana y se ha pensado que los aeróbicos matutinos son efectivos por esta misma razón, pero este punto sigue siendo de debate y lo dejamos ahí.

No hay mucho que pueda hacer un culturista en términos de restringir completamente la liberación de cortisol, ya que, aunque puede ser problemático para los culturistas, es unas de las hormonas más importantes. Las funciones vitales que gobiernan el cortisol son la regulación de las respuestas inflamatorias en el cuerpo y el equilibrio del azúcar en la sangre en momentos de estrés.

El exceso de cortisol es el problema para los culturistas, entre ellos:

  • Reducción de la hormona del crecimiento y la producción de testosterona.
  • Descomposición de los músculos.
  • Aumento de grasa abdominal.
  • Deterioro de la memoria y el aprendizaje.
  • Menor utilización de la glucosa.
  • Inmunidad deteriorada.
  • Osteoporosis.