¿Cómo funcionan los quemadores de grasa?

¿ Has oído hablar de quemadores de grasa ?;esas píldoras que pueden hacer que la grasa se derrita de tu cuerpo como un helado en un caluroso día de verano, ¿verdad?… bueno, lamento reventar tu burbuja, pero incluso los mejores quemadores de grasa no son mágicos pues son solo suplementos. Eso significa que a pesar de que están diseñados con ingredientes que realmente pueden darte un impulso adicional para ayudar a quemar grasa, no pueden reemplazar una dieta sólida y un plan de entrenamiento para bajar de peso.

Pero como parte de un plan completo y saludable para perder peso (o grasa corporal o definir), los quemadores de grasa definitivamente pueden desempeñar un papel importante, pero antes de usarlos deberías saber cómo funcionan.

¿Qué hacen los quemadores de grasa?

Piensa en los quemadores de grasa como un visor en un rifle de caza, solo que estás tratando de cazar células grasas; en esta metáfora, tu dieta es el arma, y ??el ejercicio es la munición.

Los quemadores de grasa pueden ayudarte a apuntar un poco mejor y enfocarte en la grasa de manera más eficiente, pero sin la artillería pesada de tu dieta, y algunas balas (nutrientes) en la cámara, un visor es bueno para mirar las cosas desde lejos, ¡no para traer resultados a casa!…

Entonces, ¿qué es un quemador de grasa?… el término «quemador de grasa» se usa para describir a los «suplementos nutricionales que se dice que aumentan de manera aguda el metabolismo de las grasas o el gasto de energía, deterioran la absorción de grasas, aumentan la pérdida de peso, aumentan la oxidación de las grasas durante el ejercicio o de alguna manera causan adaptaciones a largo plazo que promueven el metabolismo de las grasas «.

Sin embargo, esa es una amplia gama de funciones, y especialmente en forma de píldora, ¡puede significar muchas cosas!, entonces, profundicemos un poco más.

¿Cómo funcionan los quemadores de grasa?

Algunos de los ingredientes clave utilizados en los quemadores de grasa están diseñados para estimular las reacciones hormonales en el cuerpo y comenzar a descomponer la grasa y usarla como fuente de combustible.

El ingrediente principal en la mayoría de los quemadores de grasa es la cafeína, que te ayuda a perder peso al aumentar tu metabolismo y ayudar al cuerpo a usar la grasa como combustible, pero también ayuda a proporcionar energía para el ejercicio y otras actividades para quemar calorías. En el cuerpo, la cafeína aumenta la descomposición de los ácidos grasos que residen en el tejido adiposo, también conocida como grasa abdominal; una vez que los ácidos grasos se descomponen, ingresan al torrente sanguíneo y pueden ser quemados por nuestros cuerpos para crear energía.

Pero, algo que un quemador de grasa no hará es arreglar una dieta de mierda; si estás comiendo para lograr una pérdida de grasa saludable, un quemador de grasa «termogénico» puede ayudarte con las otras cosas:

  • Aumentar tu energía,
  • Frenar tu apetito,
  • Usar la grasa como energía,
  • Incrementar tu metabolismo y,
  • Regular tu temperatura central para quemar más calorías (termogénesis).

¿Funcionan los quemadores de grasa?

Sí, lo hacen … siempre y cuando tengas expectativas razonables de lo que significa que un quemador de grasa «funcione». Algunas personas creen que si están usando quemadores de grasa, deberían poder derretir grandes cantidades de grasa cada semana. ¡No va a pasar!… pero aquí hay algunas formas en que puedes ayudar a un quemador de grasa a hacer su trabajo.

  • Establece expectativas razonables: si bien tu tasa de pérdida de grasa se puede mejorar con suplementos, no perderás 3-4 kg en una semana simplemente porque estás usando un suplemento quemagrasas. ¡Lo siento!
  • Recuerda este número: una tasa segura de pérdida de grasa es de 0,3-0,5 kg por semana, para personas saludables e incluso puedes aumentar esta tasa hasta 1,5 o más kg por semana en raras ocasiones, pero no es sostenible. Eventualmente, tu cuerpo llegará a una meseta y la pérdida de grasa disminuirá y si estas perdiendo grasa muy rápido, podrías estar perdiendo masa muscular magra y no es lo que queremos.
  • Cicla el uso de un quemador de grasa: ningún suplemento podría dar resultados por siempre; muchas personas lo usan porque pueden ayudar a alcanzar sus metas en un período de tiempo más corto, pero el aumento de energía es lo desafíante porque muchos quieren seguir y seguir, pero el uso crónico de un quemagrasas puede aumentar su tolerancia y una vez que el cuerpo se acostumbra (4-6 semanas), no sentirás el mismo aumento en la oxidación de grasa o el aumento de tu tasa metabólica.
  • Comienza con una dosis baja: siempre es mejor comenzar con la dosis más baja que figura en el envase y permanecer en esa dosis durante al menos 2 semanas. Después de eso, puedes determinar con ayuda de tu preparador si deseas aumentar la dosis al extremo superior de lo que se recomienda, pero si el producto incluye solo un tamaño de porción, no lo excedas.
  • Haz del músculo una prioridad: es un enfoque común simplemente tomar un quemagrasas, subirse a la máquina de cardio más cercana o buscar una rutina HIIT y soñar con ser más pequeño… ¡pero tu cuerpo merece algo mejor que este enfoque!… tu programa de entrenamiento debe minimizar también la pérdida de masa muscular y con esto en mente debes trabajar mantener por lo menos tu composición corporal o incluso crecer, haciendo pesas o ejercicios de resistencia anaeróbica (bandas, cables, etc), usando las proteínas e hidratos de carbono correctos en los momentos que se necesite.

¿ Cómo el cuerpo quema grasa habitualmente ?

La mayoría de la gente piensa que lo que más se consume son los hidratos de carbono, pero mentira… es la grasa. Hasta el 60% de la capacidad máxima de oxigenación o del consumo máximo de oxígeno son grasas y esto podríamos comparar a cómo funciona un coche; compararemos uno con gasolina a ácido nitroso y eléctrico. Para ir a 20 km/h ¿ qué puto motor usaremos ?… pues el eléctrico que es el más económico, da poca energía pero es sostenible; en el caso de la grasa es la que menos energía es capaz de liberar por unidad de tiempo, pero es muy prolongada entonces estamos usando grasa siempre.

Cuando empieza a subir el ritmo de oxigenación, a partir del 60% se llama umbral aeróbico (las máquinas de cardio por ejemplo ponen hasta 140 pulsaciones, zona de quema de grasas), porque a partir de ahí empiezan a intervenir también los hidratos de carbono en mayor medida. Entonces, aumenta la respiración, porque a partir de su combustión se generan más residuos, por tanto necesitamos aumentar la respiración para eliminarlos.

Al ir subiendo la intensidad, llegamos al umbral anaeróbico, en donde empezamos a usar el sistema de los fosfatos, que es glucógeno y tal, pero en ausencia de oxígeno (en esto se basa el entrenamiento de oclusión, que no entre oxígeno). En este período, empezamos a quemar glucógeno por la vía normal, por la vía de los fosfágenos, por la grasa,  y por proteína también, por lo que quemamos todo; el cuerpo por tanto, intenta utilizar los sistemas energéticos que más le conviene a cada uno y en su máximo esfuerzo es todo.

Es como las fibras que se van añadiendo; primero trabajan las rojas y luego se van añadiendo las blancas hasta el máximo… Es lo mismo aquí; primero se quema grasas siempre y luego a partir de cierta intensidad, se añaden ciertas fuentes de energía. No entiendo porqué algunos médicos y los profesores de bachillerato que no tienen la puta idea de cómo funcionan las cosas; en el secundario me habían enseñado que para quemar grasas, tenemos que hacer 20 minutos básicos de ejercicios y a partir de allí, recién se empezaban a quemar grasas, porque habíamos quemado el glucógeno, lo que es una gilipollez. Pero las cosas no funcionan así y con los años como va avanzando la ciencia, entonces lo normal para lo que sabemos hoy, es primero ir quemando grasas y ya está.

Por eso la mayoría de la gente grande hacemos cardio andando con el perro y si tienes un buldog mejor… en realidad, podríamos quemar +/- pero andando así también se quema grasa… obviamente las técnicas de entrenamiento que más queman grasas forman parte de diversas opciones, desde el entreno con pesas hasta el entreno HIIT; cuanto más músculo tiene el cuerpo, menos grasa corporal podría ser almacenada.